jueves, 31 de enero de 2013

Karmelo Iribarren

Edward Robert Hughes (1851–1914)




Me senté en la terraza.
el silencio era absoluto.
Veía encenderse y apagarse
las luces interiores
de las casas.
Un viento suave, húmedo,
me acariciaba el rostro...
es el mundo -me dije-,
y es un lugar maravilloso. 

Karmelo Iribarren

Imposible de definir, este gran poeta entró en mi vida  hace menos de un año, (una de las sorpresas que me tenía reservado este blog) 
desde entonces cada vez que alguno de sus poemas tropieza en mi camino, siempre me deja algo indefinible, pero sin duda hermoso. 
Pienso en estas sabias palabras de Borges  y no puedo estar más de acuerdo:
"Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejarán nada. Esta es la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad."

Jorge Luis Borges / Buenos Aires 1899 - Ginebra 1986
Karmelo: Así lo veo 

miércoles, 30 de enero de 2013

Mon Collage cumple un año

La vida de cada hombre es un camino hacía sí mismo, el ensayo de un camino, el boceto de un sendero.
Hermann Hesse
Night, Edward Robert Hughes (1851–1914)



  Un Hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto del cielo.
    A la vuelta contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.

                      - El mundo es eso- reveló-. un montón de gente, un mar de fueguitos.

               Cada persona brilla con luz propia entre todas los demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende. 
Eduardo Galeano

Cuento de   "El libro de los abrazos".




Hoy se cumple un año desde el día que emprendí esta maravillosa aventura que alguien  bautizo como Mon Collage. Un año lleno de sorpresas, nuevas y curiosas experiencias, donde he aprendido mucho, entre otras cosas a perder el miedo que me provocaba expresar mis pensamientos públicamente.

Algunos de mis artistas favoritos me acompañan desde el alto del cielo y adornan hoy esta entrada que la considero especial, con la imagen y las palabras que necesito en este momento, palabras que expresan mi agradecimiento al comprobar cada día como el contador de visitas nunca se detiene, dentro de este mar de fueguitos,  mi fuego arde la vida con ganas y espero que cada vez que alguien se acerque hasta aquí salga con su fueguito un poco más inflamado. 
¡¡¡Gracias por estar ahí!!!



No soy un hombre que sabe
he sido un hombre que busca y lo soy aún
pero no busco ya en las estrellas ni en los libros
comienzo a escuchar las enseñanzas que mi sangre murmura en mí.

Mi historia no es agradable
no es suave y luminosa como las historias inventadas
sabe a insensatez
a locura
a ensueño
como la vida de todos los hombres
que no quieren engañarse más a sí mismos.
Herman Hesse

En 1946 recibió el Premio Nobel 



lunes, 28 de enero de 2013

Os enseñé...


Frederick Sandys 1829-1904 (Detalle)


Os enseñé muy pocas cosas.
(Se hacen proyectos…, se imagina…, se sueña…
La realidad es diferente.) Pocas cosas
os enseñé: a adorar el mar;
a sentir la alegría de ver vivir a un animal minúsculo;
a interpretar las palabras del viento;
a conocer los árboles no por sus frutos;
por sus hojas y por su rumor;
a respetar a los que dejan
su soledad en unos versos, unos colores, unas notas
o tantas otras formas de locura admirable;
a los que se equivocan con el alma.
Os enseñé también a odiar
a la crueldad, a la avaricia,
a lo que es falso y feo, a las flores de plástico.
- - - -
José Hierro



Mis hijos me traen flores de plástico
(fragmento)
Hierro ilustrado. Antología gráfica y poética.

domingo, 27 de enero de 2013

El amor, la casa y los objetos

Franz Dvorak 1862-1927

El amor mantiene ligados los objetos.
Cada uno en su luz,
en su restricto o voluminoso
   modo de ser.

El amor, y solo el amor, edifica
paredes dobles, vigas maestras, tragaluces,
conductos y puertas, sumando
a la luz íntima el sol externo.

Cuando hay amor, los objetos
se tornan suaves. No hay asperezas
en sus formas y frases.

Como un gato, el cuerpo
pasea entre aristas y no se hiere.
Nada le es hostil.
Nada es obstáculo.
Nada está perdido
en el trajín de la casa.

Es como si el cuerpo, más allá de frutas y flores,
aún inmóvil, creara alas.

De ahí cierta displicencia de los objetos
        en la mesa
          en el estante
       en el piso
como cuerpos tendidos en los tapetes
          o en la cama,
pues es ésta la forma de permanecer
cuando se ama.
Lo que no sea así, no es amor.
Es orden exterior a las cosas.

Pues cuando amamos, los objetos nos miran
sin envidia. Por el contrario, secretas glorias
afloran de sus formas
como del cuerpo afloran los labios
y en la poltrona el pelo de su fauna aflora.

Las casas tienen raíces
                                  cuando hay amor.
Aun ratones, cucarachas y caballos,
amén de plantas y pájaros
emiten vibraciones en los subterráneos
de la casa de quien ama.

El cuerpo rezuma aromas luego del baño,
almizcle fluye de los sexos, lavanda
baña los gestos. Enrollados en sus toallas
los cuerpos como olas
se deshacen en orgasmos en la sábana de la tarde.

Los objetos entienden a los hombres, cuando hay amor.
Van a las fiestas y a las guerras, y si acaso
se suicidan cayendo de los anaqueles
son capaces de ostentar su vida
aun como naturalezas muertas.

El amor no somete, el amor arraiga
cada cosa en su lugar y, como el Sol,
pasea iluminando las espirales de oro y plata
que adornan nuestros cuerpos.

No hay límite entre la casa y el mundo, cuando hay amor.
Los amantes invaden todo a toda hora
y el paisaje del mundo al paisaje de la casa
se incorpora

Affonso Romano de Sant'anna

sábado, 26 de enero de 2013

Dichoso aquél

Ernest Biéler (1863 - 1948)  Suiza

Dichoso aquél que lejos de los negocios,
como la antigua raza de los hombres,
dedica su tiempo a trabajar los campos paternos con los bueyes,
libre de toda deuda,
y no se despierta como los soldados con el toque de diana amenazador,
ni tiene miedo a los ataques del mar,
que evita el foro y los soberbios palacios
de los ciudadanos poderosos».
Horacio, Epodos, 2, 1.1






I'm a bird girl 
And the bird girls can fly 


Antony and the Johnsons

jueves, 24 de enero de 2013

Un momento de paz

Ferdinand Max Bredt 1868-1921

De vez en cuando sal afuera y siéntate,
Por la noche al atardecer
Cuando hay una ligera brisa
que toca tu cuerpo,
Y hace que las hojas y los árboles
se muevan con suavidad.
En realidad, no estás tratando de hacer nada.
Estás simplemente permitiéndote ser,
Muy abierto desde lo profundo del interior,
Sin agarrarte absolutamente a nada.
No traigas a la memoria
algo del pasado, de un recuerdo.
No preveas que alguna cosa debería suceder
No te aferres a algo del presente
Nada de lo que percibes necesita ser
establecido con certeza.
Simplemente deja que la experiencia
tenga lugar,muy libremente
Para que tu vacío, abierto corazón
Sea envuelto por la ternura de
la verdadera compasión.

Chöky Nyima Rinpoche




Una ayuda

Vídeo: Enrique de la Peña Zarzuelo

La importancia de lo insignificante

Arthur Hughes 1832-1915

Ocurre que estoy sentada bajo un árbol,
a la orilla del río,
en una mañana soleada.
Es un suceso banal
que no pasará a la historia.
No son batallas ni pactos
cuyas causas se investigan,
ni ningún tiranicidio digno de ser recordado.

Y sin embargo estoy sentada junto al río, es un hecho.
Y puesto que estoy aquí,
tengo que haber venido de algún lado
y antes
haber estado en muchos otros sitios,
exactamente igual que los descubridores
antes de subir a cubierta.

El instante más fugaz también tiene su pasado,
su viernes antes del sábado,
su mayo antes de junio.
Y son tan reales sus horizontes
como los de los prismáticos de los estrategas.

El árbol es un álamo que hace mucho echó raíces.
El río es el Raba, que fluye desde hace siglos.
No fue ayer cuando el sendero
se formó entre los arbustos.
El viento, para disipar las nubes
antes tuvo que traerlas.

Y aunque no sucede nada en los alrededores,
el mundo no es más pobre en sus detalles,
ni está peor justificado ni menos definido
que en la época de las grandes migraciones.

No sólo a las conjuras acompaña el silencio.
Ni sólo a los monarcas un séquito de causas.
Y pueden ser redondos no sólo los aniversarios,
sino también las piedras solemnes de la orilla.

Complejo y denso es el bordado de las circunstancias.
Tejido de hormigas en la hierba.
Hierba cosida a la tierra.
Diseño de olas en el que se enhebra un tallo.

Por alguna causa yo estoy aquí y miro.
Sobre mi cabeza una mariposa blanca aletea en el aire
con unas alas que son solamente suyas,
y una sombra sobrevuela mis manos,
no otra, no la de cualquiera, sino su propia sombra.

Ante una visión así, siempre me abandona la certeza
de que lo importante
es más importante que lo insignificante.

Wislawa Szymborska


Gracias Francisco.

miércoles, 23 de enero de 2013

Os invito a mi cumple


Debemos escuchar al niño que fuimos un día y que existe dentro de nosotros. Ese niño entiende de instantes mágicos.
                                                                                                                                       Paulo Coehlo


Entre tantas emociones que me trae siempre la fecha de mi cumpleaños la primera llega justo en el momento que precede al despertar, cuando todavía permanezco viajando por la tierra de los sueños.   El único lugar donde aún me siento una niña, donde no existe el tiempo y mi mente goza de una absoluta libertad.

Aquí mi padre respira profundo el aire limpio que tanto amaba. Con su mirada y su eterna  sonrisa  me viene a felicitar.  Las campanas de la plaza devuelven esta escena onírica al fondo de su lampara mágica y me despiertan, abro los ojos que con la emoción amanecen brillantes y  cuando aún no he sido capaz de regresar  escucho ese primer cumpleaños feliz del día en las voces más dulces del mundo, esas voces con la capacidad de borrar cualquier nostalgia, solo se detienen para llenarme de besos,  tantos, tantos que ya estoy dispuesta a todo. Comprendo que nada funciona mejor que tener a quién te ama abrazándote. 
Mi madre preparará hoy mi tarta favorita y soplaré mi 49...¿pero que estoy diciendo?, ¿tantos? 
Hoy vienen "todos" a cenar, la familia al completo,  cuando apenas han pasado unos pocos días desde la última celebración. Me espera una noche intensa, aunque reconozco que no me canso de mirarlos y  quererlos. Están ahí, siempre a mí lado, para verme crecer y yo crecer con ellos.


Todavía con la sensación de haber viajado atrás en el tiempo, me levanto contenta, hada y princesa dispuesta a recibir, y recibo llamadas y  muchas muestras de amor refrescante, esos milagros que solo la belleza consigue.



En las noticias de la televisión aparece la fecha 23 de Enero, sonrío al descubrir que me siento la dueña de esa fecha.
 Hoy, día de mi cumpleaños, un día frío de invierno, sopla un viento fuerte y helado detrás de las ventanas, las golpea, parece querer entrar. Jorge y Eva me abrazan al salir, me encanta el olor que comparten, salen juntos al trabajo, los veo alejarse de la mano sus siluetas abrigadas y sus pasos a lo lejos tan parecidos, hasta la misma estatura,... me conmueve. Antes de llegar a perderlos de vista se vuelven y me despiden con la mano, saben que sigo ahí  y me siento parte de este sueño. 
Me pregunto si el día que vine al mundo hacía tanto frío como hoy, seguro que me sentiría tan calentita como me siento aquí junto a esta taza de café caliente mientras escribo estas líneas que comparto con vosotros. Hoy también os dejo uno de mis primeros regalos del día, otro que también me ha hecho llorar,  parte de mis recuerdos,  de mis paisajes, de mis canciones. Sin duda hecho con todo el amor del mundo.  Todavía con la sensación de haber viajado atrás en el tiempo,  salgo de este espectáculo que es mi vida  y  me emociono con el regalo,  y todo el amor que mis hijas han puesto en él .
¿Estoy celebrando mi cumpleaños? ¿O simplemente la vida?





Gracias por todo.

Eva

martes, 22 de enero de 2013

La tormenta

Joseph Farquharson  1846 – 1935  

A veces, el destino se parece a una pequeña tempestad de arena que cambia de dirección sin cesar. Tú cambias de rumbo intentando evitarla. Y entonces la tormenta también cambia de dirección, siguiéndote a ti. Tú vuelves a cambiar de rumbo. Y la tormenta vuelve a cambiar de dirección, como antes. Y esto se repite una y otra vez. Como una danza macabra con la Muerte antes del amanecer. Y la razón es que la tormenta no es algo que venga de lejos y que no guarde relación contigo. Esta tormenta, en definitiva, eres tú. Es algo que se encuentra en tu interior. Lo único que puedes hacer es resignarte, meterte en ella de cabeza, taparte con fuerza los ojos y las orejas para que no se te llenen de arena e ir cruzándola paso a paso. Y en su interior no hay sol, ni luna, ni dirección, a veces ni siquiera existe el tiempo. Allí sólo hay una arena blanca y fina, como polvo de huesos, danzando en lo alto del cielo. Imagínate una tormenta como ésta.
Haruki Murakami

lunes, 21 de enero de 2013

Retratos infantiles


Algunos lienzos del recuerdo tienen
luz de jardín y soledad de campo;
la placidez del sueño
en el paisaje familiar soñado.
 Otros guardan las fiestas
de días aun lejanos;
figuras sutiles
que pone un titerero en su retablo...

Antonio Machado



Añadir leyenda

Añadir leyenda



Añadir leyenda


Añadir leyenda

Añadir leyenda


Añadir leyenda




                                                             Sir John Everett Millais (Southampton, (Reino Unido), 8 de junio de 1829 – Londres, 13 de agosto de 1896), fue un pintor e ilustrador británico, uno de los miembros fundadores de la Hermandad Prerrafaelita.

domingo, 20 de enero de 2013

Il cielo in una stanza

Cuando estás aquí conmigo 
Esta habitación ya no tiene paredes 
sino árboles, 
árboles infinitos 
cuando estás aquí a mi lado 
este techo violeta 
ya no existe. 
Veo el cielo sobre nosotros 
que nos quedamos aquí 
abandonados 
como si ya no hubiera nada más 
nada más en el mundo. 
Suena una armónica 
me parece un órgano 
que vibra por ti y por mí 
arriba sobre la inmensidad del cielo 
Por ti, por mí: 
en el cielo





Ya perdoné errores casi imperdonables.
Trate de sustituir personas insustituibles,
de olvidar personas inolvidables.

Ya hice cosas por impulso.

Ya me decepcioné con algunas personas ,
mas también yo decepcioné a alguien

Ya abracé para proteger .
Ya me reí cuando no podía .
Ya hice amigos eternos.
Ya amé y fui amado pero también fui rechazado.
Ya fui amado y no supe amar.

Ya grité y salté de felicidad.
Ya viví de amor e hice juramentos eternos,
pero también los he roto y muchos.

Ya lloré escuchando música y viendo fotos .
Ya llamé sólo para escuchar una voz .

Ya me enamoré por una sonrisa.
Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y ...

Tuve miedo de perder a alguien especial
(y termine perdiéndolo) 
pero sobreviví !!
Y todavía vivo !!
No paso por la vida.

Y tú tampoco deberías sólo pasar ...
VIVE!!!

Bueno es ir a la lucha con determinación
abrazar la vida y vivir con pasión.

Perder con clase y vencer con osadía,
por que el mundo pertenece a quien se atreve
y la vida es mucho más para ser insignificante

By Charles Chaplin

viernes, 18 de enero de 2013

Alicia


Nunca dejes de ser feliz,  por favor



Te deseo de todo corazón un día inolvidable


La mejor juventud

Todo aquello que existe es hermoso...





Poca cosa le pido a una película para que llegue verdaderamente a cautivarme: Una buena historia que contenga muchos mensajes, una banda sonora acorde... , unos actores que transmitan con la mirada..., una fotografía que consiga recrear el ambiente adecuado. No demasiado.
 Cuando todos esos componentes se mezclan en la proporción exacta es como contemplar el cuadro "El círculo mágico" de John William Waterhouse,... se produce el hechizo,  y esa alquimia resultado de muchos ingredientes combinados con arte 
  se introducen dentro de uno mismo. 
No puedo ocultar que soy una apasionada  del cine, cuando una película me atrapa siento una satisfacción inmensa que conforta mi espíritu  algo parecido a lo que sentía de pequeña al escuchar un cuento. 
Por desgracia pocas veces una historia llega a envolver mis sentidos hasta emocionarme. Al contrario que ocurre con la lectura de un libro donde tu imaginación puede volar a su modo, en el cine el autor te propone adentrarte directamente en su sueño. 
Todavía recuerdo el día que vi esta película (que en realidad son dos), una noche calurosa de verano, era sábado, de esos días que a uno le apetece una cena agradable y una buena sesión de cine, y todo esto, (que no es poco), si llega a cumplirse se convierte casi en magia.
 La mejor juventud se convertiría hasta el día de hoy en mi película favorita, me llegó directa al corazón y los descubrimientos se comparten.
Pasé una noche despierta y emocionada, consciente de asistir al espectáculo de una joya del cine moderno, intima y familiar.


 Lo que comenzó como un argumento interesante, fue convirtiéndose en algo más profundo, incalificable me encontré frente a una historia bien construida, plagada de personajes reales, a los que ves crecer y cambiar, complejos, con carácter, únicos .
 Me mantuvo despierta hasta altas horas de la madrugada, riendo y llorando con ellos viviendo momentos alegres y otros dramáticos, esos  que a veces nos tocan vivir, en los que parece que nos  derrumben y después con el tiempo descubres que sirvieron para hacernos más fuertes. Uno de los aciertos de esta película es que existe una armonía entre las historias de los personajes y los acontecimientos históricos que van sucediendo en la evolución de Italia, desde las inundaciones de Florencia, las protestas estudiantiles en Turín, las Brigadas Rojas, el asesinato de Giovanni Falcone, incluso el Mundial de Fútbol del 82 ganado por este país. 
Con la consciencia de estar asistiendo a una clase magistral  de vida,  moviéndome sólo para beber, o encenderme un cigarrillo (cuando todavía fumaba), hasta el "Fine". 
Luego no pude dormir y durante un largo espacio de tiempo, me hizo reflexionar, pensar en el transcurso de la vida donde a pesar de las tristezas por pérdida de seres queridos, hay muchas otras cosas que nos acompañan. y alegran nuestro espíritu. 
 Una oda a la vida,  al amor y a los lazos familiares.
 Después de verla sientes unas irremediables ganas de disfrutar de la vida.
Si no la conocéis,  os la recomiendo, segura de que os regalo seis y horas intensas, y una noche tan inolvidable como la mía. dejaos empapar por su belleza y a ver qué pasa...





La canción de la película es "A chi" de Franco Leali, y esta es su preciosa letra:

¿A quién
sonreiré, si no a ti?
¿A quién
si tú, tú ya no estás aquí?

Ahora todo ha terminado,
ha terminado entre nosotros.
pero quizás algo de mi vida
se ha quedado en tus ojos.

¿A quién
yo hablaré, si no a ti?
¿A quién
contaré todos mis sueños?

Lo sabes, me has hecho daño
dejándome tan solo
pero no importa, yo te esperaré.

¿A quién
yo hablaré, si no a ti?
¿A quién
contaré todos mis sueños?

Lo sabes, me has hecho daño
dejándome tan solo,
Pero no importa, yo te esperaré.

Se acerca mi cumple queridos hermanos...

jueves, 17 de enero de 2013

Padres


"Enseñarás a volar,
pero no volarán tu vuelo.
Enseñarás a soñar,
pero no soñarán tu sueño.
Enseñarás a vivir,
pero no vivirán tu vida.
Sin embargo…
en cada vuelo,
en cada vida,
en cada sueño,
perdurará siempre la huella
del camino enseñado" .

Madre Teresa De Calcuta



Jorge, la ternura no es un simple sueño.



“Y entonces sentí un gran deseo de comunicar la paz o la felicidad, esa peligrosa palabra que no debe pronunciarse y que de pronto había llegado a mí. Pero sólo se me ocurrió apretarle la mano (a su padre). Lo hice una sola vez, y casi al instante él me devolvió el apretón: y lo hizo dos veces. Los dos mirábamos hacia el cielo casi blanco, y con otro apretón de manos volví a decirle que le quería. Me respondió de la misma forma. Creo que nunca, ni antes ni después, he mantenido con nadie una conversación más íntima, más explícita. Ni tan bella”.
Ana  María Matute.



Dedico esta entrada a mi padre y a todos los maravillosos padres que me rodean.

miércoles, 16 de enero de 2013

Preguntas


Edmund Dulac

Crónica del pájaro que da cuerda al mundo

¿Por qué me gustan las medusas? No lo sé. Las encuentro bonitas. Antes, mientras las miraba, he pensado una cosa.
 Escucha, lo que nosotros vemos es sólo una pequeña parte del mundo.
 Damos por hecho que esto es el mundo, pero no es del todo cierto. 
El verdadero mundo está en un lugar más oscuro, más profundo, y en su mayor parte lo ocupan criaturas como las medusas.
 Eso nosotros lo olvidamos. ¿No te parece?
 Dos terceras partes del planeta son océanos y lo que nosotros podemos ver con nuestros ojos no pasa de ser la superficie del mar, la piel.
 De lo que verdaderamente hay debajo no sabemos nada.


Haruki Murakami

martes, 15 de enero de 2013

Nostalgia

Eleanor Fortescue


¿De qué se nutre la nostalgia?
Uno evoca dulzuras
cielos atormentados
tormentas celestiales
escándalos sin ruido
paciencias estiradas
árboles en el viento
oprobios prescindibles
bellezas del mercado
cánticos y alborotos
lloviznas como pena
escopetas de sueño
perdones bien ganados
pero con esos mínimos
no se arma la nostalgia
son meros simulacros
la válida la única
nostalgia es de tu piel.



Mario Benedetti.

lunes, 14 de enero de 2013

La Belleza del Saludo



Erik Werenskiold 1855-193

Cuenta una historia que un Judío trabajaba en una planta empacadora de 
carne en Noruega. Un día terminando su horario de trabajo, fue a uno de 
los refrigeradores para inspeccionar algo; se cerró la puerta con el 
seguro y se quedó atrapado dentro del refrigerador. Golpeó fuertemente 
la puerta y empezó a gritar, pero nadie lo escuchaba. La mayoría de los 
trabajadores se habían ido a sus casas, y era casi imposible escucharlo 
por el grosor que tenía esa puerta. 

Llevaba cinco horas en el refrigerador al borde de la muerte. 

De repente se abrió la puerta. El guardia de seguridad entro y lo 
rescató. 

Después de esto, le preguntaron al guardia a qué se debe que se le 
ocurrió abrir ésa puerta si no es parte de su rutina de trabajo ?? 

Él explicó: llevo trabajando en ésta empresa 35 años; cientos de 
trabajadores entran a la planta cada día, pero él es el único que me 
saluda en la mañana y se despide de mi en las tardes. El resto de los 
trabajadores me tratan como si fuera invisible. 

Hoy me dijo “ Hola ” a la entrada, pero nunca escuché - “Hasta mañana” -
Yo espero por ese Hola, Buenos Días, y ese Hasta mañana - cada día. 

Sabiendo que todavía no se había despedido de mi, pensé que debía estar 
en algún lugar del edificio, por lo que lo busqué y lo encontré ”. 

Hermosa historia y muy buena lección.
Gracias Antone

sábado, 12 de enero de 2013

Lingüistas


Edmund Blair Leighton


Tras la cerrada ovación que puso término a la sesión plenaria del congreso internacional de lingüítica y afines, la hermosa taquígrafa regogió sus lápices y sus papeles y se dirigó a la salida abiéndose paso entre un centenar de lingüistas, filólogos, eniólogos, críticos estructuralistas y deconstruccionalistas, todos los cuales siguieron su barboso desplazamiento con una admiración rallana en la grosemática. De pronto, las diversas acuñaciones cerebrales adquirieron vigencia fónica: ¡Qué sintagma, qué polisemia, qué significante, qué diacronía, qué centrar ceterorum, qué zungespitze, qué morfema! La hermosa taquígrafa desfiló impertérrita y adusta entre aquella selva de fonémas. Solo se la vió sonreír, alagada y, tal vez, vulnerable, cuando el jóven ordenanza, antes de abrirle la puerta, murmuró casi en su oído: ¡Cosita linda!
Mario Benedetti

jueves, 10 de enero de 2013

Jose Miralles



Me basta mirarte para saber que con vos me voy a empapar el alma. 
Julio Cortázar



Espero que el día de hoy sea muy especial para ti, como especiales han sido todos los días desde que has entrado en nuestra familia.
Jorge





"Mi familia, mi padre, mi madre y mi hermana ¿Qué os puedo decir de ellos? Que mi padre fue la persona más generosa que jamás he conocido, que vivía por y para los demás, que era un enamorado de la vida que le había tocado vivir, que hacía cosas maravillosas por los demás y que ahora con el paso del tiempo cobran un valor especial por que jamás nos lo contaba.  Sí, ese era Pepe Miralles, mi padre.
Mi madre, siempre fiel a su marido, le acompañó a todo y en todo hasta el día que cerro los ojos. A trabajado y sufrido por sus hijos más de la cuenta,  siempre tiene una sonrisa para todos nosotros,  nos lo hace bonito cada día y cada segundo que estamos con ella, que llora a escondidas para no hacernos sufrir, sí, esa es la mamá, la abuelita Angelita
Mi hermana. Sangre de mi padre y también de mi madre, ¿cómo iba a ser mi hermana? Pues como ellos. Familiar, hermana, amiga,  consejera, cariñosa. Trabajadora insaciable y también muy pero que muy buena madre."


    Así define Jose a su familia, en una carta maravillosa donde me abre su corazón, sus palabras le definen, hablan por él, y yo añadiría: sin duda esa herencia de nobleza y bondad es la luz que te acompaña en cada acto y que te hace un ser tan único y maravilloso.
Toda tu familia te desea un día inolvidable lleno de tantas sorpresas como tú te mereces.
Eva 

El arte… de perder

Ernest Biéler 1863-1948

Un arte

El arte de perder se domina fácilmente;
tantas cosas parecen decididas a extraviarse
que su pérdida no es ningún desastre.

Pierde algo cada día. Acepta la angustia
de las llaves perdidas, de las horas derrochadas en vano.
El arte de perder se domina fácilmente.

Después entrénate en perder más lejos, en perder más rápido:
lugares y nombres, los sitios a los que pensabas viajar.
Ninguna de esas pérdidas ocasionará el desastre.

Perdí el reloj de mi madre. Y mira, se me fue
la última o la penúltima de mis tres casas amadas.
El arte de perder se domina fácilmente.

Perdí dos ciudades, dos hermosas ciudades. Y aun más:
algunos reinos que tenía, dos ríos, un continente.
Los extraño, pero no fue un desastre.

Incluso al perderte (la voz bromista, el gesto
que amo) no habré mentido. Es indudable
que el arte de perder se domina fácilmente,
así parezca (¡escríbelo!) un desastre.

Elizabeth Bishop

miércoles, 9 de enero de 2013

Mamá

Entre tantas princesas, hoy  es el cumpleaños de la reina de casa. Llega a los 73 sin perder un ápice de vitalidad, energía e inocencia. Por eso para nosotros, tus hijos que tanto te queremos, siempre perteneceras a este grupo único y excepcional de personas extraordinarias. Tiene una explicación: Aunque el aspecto de las hadas es muy humano, ellas poseen unas reglas y unos poderes fuera de lo común, en ocasiones, incomprensible para el hombre común.

Una más entre tus nietos que te adoran, ¿puedes pedir más?


¡¡Feliz cumpleaños!!



A mi madre

A esa, a la que yo quiero...

A esa, a la que yo quiero,
no es a la que se da rindiéndose,
a la que se entrega cayendo,
de fatiga, de peso muerto,
como el agua por ley de lluvia.
hacia abajo, presa segura
de la tumba vaga del suelo.
A esa, a la que yo quiero,
es a la que se entrega venciendo,
venciéndose,
desde su libertad saltando
por el ímpetu de la gana,
de la gana de amor, surtida,
surtidor, o garza volante,
o disparada -la saeta-,
sobre su pena victoriosa,
hacia arriba, ganando el cielo.
Pedro Salinas

martes, 8 de enero de 2013

Celebración de la fantasía


Jackie Morris


Fue a la entrada del pueblo de Ollantaytambo, cerca del Cuzco. Yo me había despedido de un grupo de turistas y estaba solo, mirando de lejos las ruinas de piedra, cuando un niño del lugar, enclenque, haraposo, se acercó a pedirme que le regalara una lapicera. No podía darle la lapicera que tenía, por que la estaba usando en no sé que aburridas anotaciones, pero le ofrecí dibujarle un cerdito en la mano.

Súbitamente, se corrió la voz. De buenas a primeras me encontré rodeado de un enjambre de niños que exigían, a grito pelado, que yo les dibujara bichos en sus manitas cuarteadas de mugre y frío, pieles de cuero quemado: había quien quería un cóndor y quién una serpiente, otros preferían loritos o lechuzas y no faltaba los que pedían un fantasma o un dragón.

Y entonces, en medio de aquel alboroto, un desamparadito que no alzaba mas de un metro del suelo, me mostró un reloj dibujado con tinta negra en su muñeca:

-Me lo mandó un tío mío, que vive en Lima -dijo

-Y anda bien -le pregunté

-Atrasa un poco -reconoció.

Eduardo Galeano

lunes, 7 de enero de 2013

Mis reyes


Cuando miras un árbol y ves un árbol, no has visto realmente el árbol. Cuando miras un árbol y ves un milagro, entonces, por fin, has visto un árbol.
Echart Tolle 




David Hettinguer


            En la mañana aún medio dormida enciendo una vela,  avanzo el paso de los reyes en el belén, los dejo a los piés del pesebre y acompaño a los camellos  a la fuente para beber.
 Una llamada de mi hija me habla de los reyes magos, -"han pasado por aquí", me dice, - y "os han dejado unos regalos, tenéis que  venir a comer". 
No se si será la falta de costumbre, tantos años intentando que conservaran la mágica ilusión que rodea ese día, empiezo a darme cuenta que había dejado de sentir la mía, pero, algo acababa de ocurrir, cómo si de pronto me poseyera una ilusión lejana, una especie de misterio que regresa y me sacude, entra cómo el humo en esta casa donde ya no vive ningún niño... ¿o quizá si? 

La llamada sinceramente me hizo sentir especial, una increíble coincidencia  que al salir de casa los reyes pasaron por mi lado, lucían inmensos, radiantes a pesar de la ardua tarea de la noche, con sus ricos y coloridos  ropajes, sus cabelleras largas y sus coronas brillantes. El rey Melchor se vuelve hacia mí y me saluda con la mirada y la mano, le respondo algo tímida, conmovida y vuelvo a hacerme una pregunta que viene del pasado ¿Serán estos los de verdad? creo que hoy si.

Es una mañana fria y soleada de invierno, Angela nos espera con la impaciencia que solo corresponde al amor,  llegamos dipuestos a disfrutar de este espectáculo infinito, es tierno, luminoso,  cargado de señales fáciles de apreciar. Me adelanto y  al salir del coche respiro profundo el aire que llega del mar, noto como entra en mis pulmones y allí  se mezcla con la dulzura de su inconfundible perfume. Con la emoción de pasar un día juntos, compruebo que estos momentos y aromas me comenzaban a faltar
Mi pequeña quiere compartir con nosotros la ilusión por este día.  Camina ligera, un paseo...casí en volandas entre los tres, que la apretamos fuerte.

 El sol atraviesa los cristales de esta terraza con tanto encanto,  y se posa en sus rostros, dando al ambiente un resplandor casi trasparente, si yo pudiera detener este momento, encapsular sólo uno de estos gestos, saborearlo lentamente como hago con este deliciosa comida que compartimos. Regreso de mis emociones y busco sus manos. Aunque me gusta la comida muy caliente, hoy ellas, mis hijas, son mi prioridad, sus manos, que durante tanto tiempo permanecieron casi pegadas a las mías, guiando sus pasos, hasta el día en que decidieron soltarse. Sus ojos lucen despiertos, brillantes, enamorados , ellas lo ignoran (o, posiblemente no), pero para mí no tienen secretos, son transparentes como el agua fresca que bebo. 
Llega la hora de abrir los regalos, pero yo ya llevo horas disfrutando de los míos.

Un  mar azul intenso y tranquilo en el horizonte, las ola, si las miro veo como se desvanecen con su espuma  tantos años de infancía y adolescencía ¿es posible que aún sea capaz de escuchar su risa infantil? compruebo con satisfacción que si, y que inevitablemente todo se abre camino, hace poco su vuelo ha comenzado y me alegra comprobar que,  me gusta lo que tengo ante mí.

 A pocos metros de la terraza donde comemos,   parejas con niños que lucen orgullosos sus regalos, será por eso que viene a mi memoria  un día de reyes lejano llegando a casa de mis padres con mis hijas, sus muñecas, y sus carritos,  los abuelos en el balcón viéndolas llegar con tanta ilusión,  y tantas noches de reyes inolvidables con sus primos. Vuelvo al presente y observo a la gente que pasea bajo este sol, junto al mar. Que bonita estampa este día de fiesta. 
Es verdad lo que decían  nuestros mayores: pasa demasiado rápida la vida ante nuestros ojos y no hay tiempo ni espacio que perder, dejo de añorar el pasado, Hoy recupero el dulce placer de recibir  con el impagable bálsamo del tiempo y de una mañana sin prisa.
Y compruebo que me gusta , me dejo sorprender y me encanta mi regalo. 
Eva Ferrer


domingo, 6 de enero de 2013

Vanidad


Dante Gabriel Rossetti



Vanidad de creer que comprendemos las obras del tiempo: él entierra sus muertos y guarda las llaves. Sólo en sueños, en la poesía, en el juego -encender una vela, andar con ella por el corredor- nos asomamos a veces a lo que fuimos antes de ser esto que vaya a saber si somos.

Julio Cortázar 1914 - 1984

sábado, 5 de enero de 2013

-Ya.


 Ya sabes de quien hablo.
Giuseppe Palanti


       Me miró como si escrutara la inmensidad del universo. Me susurró como si recitara la profundidad de la historia. Me tocó como si acariciara los fondos abisales con mano marina. Me amó como si amara todas las madrugadas de los amantes.
-...
-Paso de volver a llamarla.
-No te preguntaré por qué.
-Porque no soporto no salir ileso.
-Ya.


http://nadaquedecirte-blanco.blogspot.com.es/2012/03/ya.html

No compres ese perro







                  (...)Sé que tus niños quieren un perro. Que les hace una ilusión enorme y te dan la matraca desde hace mucho. Que tu hija, por ejemplo, te hace babear cuando te abraza y pide una mascota. O que te acabas de separar de tu legítima, y crees que regalándole al crío un animal, y paseando con él los fines de semana, podrás recuperar el terreno perdido, o no perderlo en el futuro. Hay mil razones, supongo. Un montón de circunstancias por las que has pensado comprar un perro estos días, para tus hijos. O para tu mujer. Tal vez para ti mismo. Un perro en casa, por Navidad.

                            Déjame contarte, porque de eso sé algo. He tenido cinco perros, así que calcula. Y no hay nada en el mundo como ellos. No hay compañía más silenciosa y grata. No hay lealtad tan conmovedora como la de sus ojos atentos, sus lengüetazos y su trufa próxima y húmeda. Nada tan asombroso como la extrema perspicacia de un perro inteligente. No existe mejor alivio para la melancolía y la soledad que su compañía fiel, la seguridad de que moriría por ti, sacrificándose por una caricia o una palabra. He dicho muchas veces que ningún ser humano vale lo que un buen perro. Cuando uno de nosotros muere, no se pierde gran cosa. La vida me dio esa certeza. Pero cuando desaparece un perro noble y valiente, el mundo se torna más oscuro. Más triste y más sucio.

                           Es muy posible, naturalmente, que aciertes. Que, tras pensarlo bien, tomes la decisión y asumas las consecuencias con feliz resultado. Que comprar un perro para tus hijos, para tu mujer o para ti sea un acierto. Que su compañía cambie vuestra vida para bien. Que os haga más conscientes de ciertas cosas. A menudo, un perro acaba haciéndote mejor persona. Te hace sentir cosas que antes no sentías. Sin embargo, no siempre es así. Un perro en el lugar inadecuado puede volverse un drama. Una incomodidad para ti y los tuyos. Y una tragedia para él.

                          Permíteme imaginar lo que podría ocurrir. Que vayas a la tienda, elijas a un perrito delicioso, y eso te valga gritos de alegría y besos familiares. No hay nada tan simpático como un cachorrillo. Al principio todo serán incidentes graciosos y situaciones tiernas. Luego, si vives en piso pequeño o lugar inadecuado, las cosas pueden ser diferentes. Un perro exige cuidados, gastos, paseos, limpieza, comida. No aparece y desaparece cuando conviene. Es un miembro de la familia con derechos y necesidades, que exige pensar en él cuando se planean vacaciones, e incluso una simple salida al cine o a un restaurante. A eso añádele la educación. Un perro mal educado puede convertirse en una pesadilla familiar y social. Además, cada uno, como las personas, tiene su carácter. Punto de vista y maneras. Eso exige un respeto que no todos los humanos somos capaces de comprender.

                      A estas alturas, sabes dónde voy a parar. Si eres de esa materia miserable de la que estamos hechos buena parte de los seres humanos, acabarás abandonándolo. Un viaje en coche a un campo lejano, una gasolinera, una cuneta. Abrir la puerta para que baje y seguir tu camino, acelerando sin atender los ladridos del chucho que correrá tras el automóvil hasta quedar exhausto, desorientado, incapaz de comprender que su mundo acaba de romperse para siempre. El resto no hace falta que lo detalle, pues lo sabes de sobra: él nunca lo haría, y todo eso. Los niños preguntando dónde está el perrito, papi, y tú oyendo aún esos ladridos que dejabas atrás. Avergonzado de ti mismo, o tal vez no. (...). Así que voy a pedirte un favor. Por ti, por mí, por tus hijos. Antes de ir a la tienda de mascotas esta Navidad, mírate al espejo. Y si no te convence lo que ves, mejor les compras un peluche.
 -Arturo Pérez-Reverte 

viernes, 4 de enero de 2013

Jugando con las palabras


Desandar el desánimo 

Desanimar el desánimo 
deshilacharlo 
que se desdibuje 
grotescamente 
y se destierre 
y se deseternice 
y su deshielo nos descubra 
llenos de desimposibles. 

Gabriel Impaglione


John Atkinson Grimshaw (1836 –1893) 



Todo lo contrario

Veamos, dijo el profesor: 
- ¿Alguno de ustedes sabe que es lo contrario de "in"? 
- "¡Out!", respondío prestamente un alumno. 

- No es obligatorio pensar en inglés. En español, lo contrario de "in", como prefijo privativo, claro, suele ser la misma palabra, pero sin esa sílaba. 

- Sí ya sé, profesor: Insensato - sensato, indocil y docil. 
- Parcialmente correcto; no olviden muchachos que lo contario del invierno no es el vierno, sino el verano. 
- No se burle, profesor... 

- Vamos a ver... ¿Sería Ud. capaz de formar una frase más o menos coherente con palabras que si son despojadas del prefijo "in" no confirman la ortodoxia gramatical? 

- Probaré.... Aquel dividuo me molesó sus cóginitas. Se sintió dulgente, pero dómito. 
Hizo ventario de las famias, con que tanto lo habían cordiado, y aunque se resignó a mantenerse columne, así todo en las noches padecía de somnios ya que le preocupaban la flación y su cremento. 

El profesor admitió sin euforia: 
- Sulzo, pero pecable.

Mario Benedetti


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...